Scream Queer, de Javier Parra

Scream Queer

Descripción (extraída de la web de la editorial)

Mi yo adolescente creció metido en un armario, creyendo que Clive Barker era la única persona abiertamente gay que se dedicaba a mi género favorito: el terror. Por suerte, estaba equivocado, y la presencia de personajes LGTBIQ+ en el cine fantástico ha sido una constante a lo largo de su historia y no ha hecho sino aumentar en las últimas décadas.

Además de pasar a formar parte del imaginario colectivo, monstruos cinematográficos procedentes de la literatura gótica como Drácula, la criatura de Frankenstein o Mr. Hyde fueron algunos de los primeros ejemplos de representaciones queer en la gran pantalla, ligadas siempre a lo diferente, a lo raro y a todo aquello que iba en contra de lo heteronormativo.

Del predominio de clichés negativos —lesbianas con tendencias psicópatas, sanguinarias vampiras bisexuales, asesinos travestidos y un largo etcétera— a la plena aceptación de la diversidadScream Queer propone un amplio recorrido por la evolución de la representación LGTBIQ+ en el género fantástico a través del análisis de cientos de películas, expiando además los traumas y contando las vivencias personales que han marcado a quien esto escribe: un marica obsesionado con el cine de terror.

Reseña

Me apetecía muchísimo leer este ensayo. Como aficionada al cine de terror, deseaba con todo mi corazón este recorrido alternativo por las películas que han marcado mi vida. Sin embargo, a pesar de sus muchos elementos positivos, la experiencia lectora ha sido un poco decepcionante.

Lo menos bueno de Scream Queer

El prólogo del ensayo deja muy clara cuál es la premisa, igual que lo hace la descripción que he transcrito más arriba. Se trata de la extrapolación de un recorrido personal a la evolución del cine de terror en cuanto a la representación LGTBIQ+. Y no engaña, eso es lo que encontramos en sus páginas.

Lo que yo he echado de menos ha sido un poco de contextualización. Los capítulos se suceden sin pausa, casi como un listado de películas a cuyos títulos se añaden los nombres de sus protagonistas, una pequeña descripción de la trama y el plano, escena o motivo del que parte la interpretación queer. Me he sentido, en muchas ocasiones, como si charlara con un conocido que fuese señalándome detalles en películas que afortunadamente ya había visto. Lo cual está muy bien, salvo por el hecho de que esos estupendos árboles, no me han permitido ver el bosque. Así que me quedo con la duda de si de verdad hay un bosque detrás. Que sospecho que sí. Sospecho, además, que el autor conoce sus vericuetos tan bien que no ha creído necesario explicarlos a sus lectores. Y temo que muchos lectores se pierdan en el name dropping y se sientan un poco confusos y desanimados; sobre todo, si no conocen de primera mano las muchísimas referencias.

El segundo punto negativo es el modo en que Scream queer está redactado. La prosa es correctísima, pero las frases son tan largas que a veces resulta difícil de seguir. A nadie le gusta más una encadenación de relativos que a mí, no es ese el problema. Creo que la dificultad se deriva del empeño en nombrar cada film mediante su título en castellano, el título original entre paréntesis y hacer lo mismo con los nombres de personajes y protagonistas. Algo no especialmente necesario cuando cada capítulo tiene una sección de notas maravillosa, que funciona como base de datos impagable.

Lo que más me ha gustado de Scream queer

A nivel personal e intransferible, este ensayo me parece una auténtica joya, sobre todo en lo que se refiere a la documentación. Sí, no creo que el formato sea el mejor para la divulgación, pero a los frikis nos chiflan estas cosas, no lo vamos a negar. Si has visto las películas y te interesa lo suficiente la temática queer, estas 300 páginas te dan una buena cantidad de hilos de los que tirar para completar tu (in)formación.

La cantidad de películas mencionadas, de ensayos sobre el tema, de documentales relacionados y de documentación extra es la gloria, una orgía para los sentidos y, como decía más arriba, una base de datos que vale su peso en oro.

Conclusión

Aunque me ha gustado muchísimo Scream queer, no puedo recomendarla sin precauciones a todo el mundo, así que allá van mis consejos:

  • Si te interesa la temática, pero no has visto mucho cine de terror, no te leas este libro del tirón. Prueba a leer un capítulo cada vez y a ver las películas que se mencionan. Te llevará tiempo, pero seguramente lo disfrutarás más.
  • Si eres un auténtico friki del género, lánzate a por Scream queer, pero ten en cuenta que las menciones a títulos y actores/personajes puede hacer la lectura un poco densa. Por lo demás, seguro que te encanta.

Lanzamiento:octubre de 2021
Editorial: Dos Bigotes
Páginas: 304
Valoración: Café con leche
Cómprala aquí

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s