Cuerpos, de Noemí Casquet

Sinopsis:

¿Quien eres cuando no eres? ¿Hasta dónde estás dispuesta a llegar?

Ruth está en caída libre. Entre la desilusión #que lejos quedaron sus sueños de triunfar como actriz# y la autocompasión, no sabe que la vida, un día cualquiera, puede golpearte tan fuerte que todos los problemas de antes te resulten insignificantes.

Será entonces cuando Ruth se refugie en un juego muy especial, cuyas normas solo puede marcar ella misma. Es un juego antiguo y peligroso, que casi todos hemos probado o deseado probar alguna vez. El juego de dejar de ser ella y convertirse en otra por las noches.

Electra lleva una peluca roja y sabe atraer todas las miradas. Sus noches se miden por orgasmos y la invitan a las fiestas más salvajes. Electra no tiene miedo de nada, mientras que Ruth vive muy asustada; por eso le cuesta tanto volver a ser ella al quitarse la peluca. Cuanto más profundo es el dolor, mayor es el engaño. ¿O es al revés?

Noemí Casquet nos sorprende con una bilogía que nada tiene que ver con la trilogía de las mujeres libres.
Esta es la primera parte de una bilogía que no sé si me atreveré a terminar, la verdad. No es que no me haya gustado, si no que creo que ahora mismo no estoy preparada para leerlo. Cuando vi pensé que me iba a encontrar de nuevo con una historia de romance y erótica real, contada sin tapujos, de manera directa y sencilla.
Y para nada. Es más, al principio pensé que no iba a poder ni terminar con la novela, y no porque esté mal escrita o no sea interesante, que va, todo lo contrario. Creo que se nota mucho la evolución de Noemí en lo que a nivel de escritura se refiere y esto ha sido un placer, porque vemos una mayor complejidad en lo que a la narración y a la trama se refiere.
Esta narrada en primera persona (mi archienemiga) pero es más que necesario y está muy bien tratada porque de otra manera no hubiéramos podido conocer a Ruth, la protagonista.
También me gusta cómo mezcla un estilo más culto con otro más coloquial y directo. Me gusta porque hay momentos en los que la narración exige cierta seriedad o contundencia que, en otros, estaría totalmente fuera de lugar. En alguna reseña que he leído criticaban esto y lo tildaban de falta de profesionalidad, pero aquí quiero romper una lanza en favor de la autora y decir que ole por ella, porque no todos hablamos igual en todos los momentos y no todas las escenas necesitan seguir el mismo tono, y aunque es difícil hacerlo de manera equilibrada y de forma que quede bien, creo que lo ha conseguido.

En cuanto a la historia….Tengo que reconocer que me ha parecido dura y me ha tocado muy a fondo. El personaje de Ruth está atormentado por su pasado y su futuro incierto, por los miedos, las dudas y la depresión y busca formas de evadirse. En esta ocasión, la protagonista encuentra que a través del sexo puede ser otra persona. Nos adentramos en el mundo del BDSM y de relaciones esporádicas vacías. Son relaciones frías, carentes de la sensualidad y la experimentación que leímos anteriormente, pero creo que con esta novela no se pretende excitar al lector, si no mostrarle otros aspectos mucho más oscuros del sexo.
De nuevo encontramos muchas más cosas que el típico «mete-saca» de las novelas eróticas, encontramos mucho más que hombres perfectos y mujeres despampanantes y polvos interminables en los que pueden alcanzar orgasmos infinitos. Encontramos crudeza y suciedad. Una vía de escape empapada en alcohol y drogas que ayudan a Ruth a olvidarse de sus problemas.
Y esto tengo que reconocer que me ha gustado. Me ha dado una visión de la sexualidad que, a sabiendas de que existe, siempre aparece en el arte de manera muy estereotipada.
Ponerse en la piel de Ruth, de Electra, de Laura o de Minerva y verlo todo desde sus ojos ha sido una experiencia increíblemente dura y despiadada.
En la novela se mezclan, como ya he comentado al principio, diversos hilos temporales. Comienza con Ruth hablando con una tarotista que le lee el pasado y le dice que no puede seguir así. Y, entonces, nos sumergimos en el momento en el que Ruth toma la decisión de dejar de ser ella misma y descender al infierno.
Porque lo que Ruth vive y expresa es eso.
Y, la verdad, creo que no es una novela para todos los públicos. Tiene un aura negra, turbia y dolorosa que me ha hecho sufrir en muchas ocasiones.
Me reitero en que las experiencias sexuales que experimenta no son plancenteras, sino dolorosas y pretenden hacernos entender cómo se siente. Ha sido una sensación extraña, porque nunca pensé que una novela catalogada como erótica me removiera tantísimo por dentro.
Creo que en Almas, la segunda parte de la bilogía, encontraremos el ascenso de Ruth, volverá a encontrarse y a saber quién es, pero creo que esta segunda parte tendrá que esperar a que me encuentre mejor anímicamente, porque de verdad que esta novela me ha destrozado.
En definitiva, si estáis buscando una novela erótica más, no os recomiendo leer Cuerpos (aunque sí que podéis empezar con la Trilogía de las mujeres libres), pero si queréis adentraros en un mundo turbio y oscuro, doloroso quizá, tenéis que darle una oportunidad.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s