La danza de los árboles, de Pau Ferrón

Sinopsis: En un mundo sin suelo, árboles gigantes surcan los cielos. En ellos es donde habitan ahora los humanos. Cada árbol es pilotado por un Navegador, que vive en simbiosis con el alma vegetal de su hospedador, guiándolo por capas de gases aptas para la vida mientras los moldeadores le cantan para que crezca según sus designios.

En el árbol Eligos todo cambia cuando un asesinato desestabiliza los cimientos de la comunidad. Esto iniciará una serie de acontecimientos que pondrán en peligro la vida tal y como la conocen.

Reseña:  Siempre es difícil para mí afrontar la reseña de un libro que no ha cumplido mis expectativas, y es que tenía auténtica curiosidad por la obra de Pau Ferrón. Tal vez por el mundo en el que se desarrolla, este universo en el que la humanidad vive y viaja sobre estos grandes árboles conscientes, que llamó mi atención y decidí darle una oportunidad.

Aviso que haré spoilers muy leves sobre la trama principal, que se desvela en las primeras páginas.

En este caso, nos encontramos ante una obra en el que peso recae sobre la trama de ansias de poder sobre el control del gobierno en Eligos, dando lugar a unos juegos de poder que pondrán en peligro a toda la comunidad. El problema para mí llega cuando realmente la corrupción y los tejemanejes tras la búsqueda de ese control sobre el Árbol y su población no son “razonables”, y aquí es donde vienen los spoilers leves. El árbol lo que desea es aparearse, y la función de su piloto junto a la moldeadora es evitar que eso suceda, haciendo que viaje en otra dirección ya que el propio apareamiento implica que ambos árboles sufran daños irreversibles, tanto que la comunidad debe abandonarlo y buscar otro árbol en el que vivir (habitualmente como esclavos).

Ante este panorama, si no te va a quedar nada para gobernar ni árbol que controlar, ¿para qué ocultar el desastre hacia el que se desemboca la comunidad?

Tal vez gran parte del problema son los personajes, que no conseguí empatizar con ellos en ningún momento. Las motivaciones de los personajes “malvados” me parecían, como decía antes, absurdas, y los buenos, como Evo, que son los que se dan cuenta de que algo va mal e intentan salvar la situación, no tienen profundidad. Quizás el personaje que más me gustó fue Piraba, el personaje que más oscila entre grises y dispuesta a hacer lo que tenga que hacer para la comunidad (aunque no siempre esté muy inspirada, todo hay que decirlo).

Por otra parte, las escenas de acción me han resultado en ocasiones confusas e innecesarias, especialmente en la parte final del libro, cuando lo interesante está ocurriendo en la trama principal de la historia, tuve un poco sensación de “pausa publicitaria” que no le fue bien al ritmo de la obra.

No quiero que parezca una reseña destructiva, y por ello quiero resaltar puntos que sí me han parecido interesantes: el propio worldbuilding de árboles voladores sí que me ha gustado, cómo viven las comunidades en este sistema y que no me ha hecho falta un dossier sobre cómo ha llegado la humanidad a este punto; un buen ejemplo de cómo crear un nuevo mundo sin necesidad de explayarse en detalles, algo de agradecer en una novela corta. El estilo del autor es ágil y las escenas evocadoras del árbol (unos pequeños paréntesis en los que la piloto se “comunica” con el alma del árbol) me gustaron mucho.   

Tampoco quiero olvidar que se trata de una primera novela, así que tendremos que seguirle la pista al autor para ver más de su trabajo y evolución, del que seguro podremos leer grandes cosas en el futuro.


  • Editorial: Dilatando mentes
  • Fecha de publicación: Febrero 2022
  • Páginas: 186
  • Valoración: Café soluble, pero con una galleta de chocolate al lado.
  • Consíguelo aquí

Un comentario Agrega el tuyo

  1. cocodras dice:

    A mí no me parece una reseña destructiva. Comentas los puntos negativos y nos dejas claro que tendría que mejorar en la creación de personajes (y por qué) y en el diseño de la trama. Es una pena porque la sinopsis pinta muy bien. Pero parece que sus problemas son los típicos de las historias que tienen lugar en mundos fantásticos, que no van mucho más allá. Ojalá sea cuestión de práctica.
    Un abrazo.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s