Soy lo que me persigue, de Ismael Martínez Biurrun y Carlos Pitillas Salvá

Sinopsis

¿Qué simboliza el monstruo de Babadook?
¿Cuál es la amenaza que persigue a los protagonistas de It Follows?
¿Por qué Norman no puede desobedecer los mandatos de su madre en Psicosis?
¿Qué esconden en el sótano los vecinos de Elm Street?
¿Por qué sonríe Dani al final de Midsommar?

Este libro parte de una tesis que los aficionados al terror conocemos de forma intuitiva, y es que el verdadero enemigo surge siempre de dentro. Valiéndose de la imagen y el mito, el terror ha explorado un fenómeno que suscita el interés creciente de psicólogos y psiquiatras: el trauma y sus manifestaciones. Las historias de fantasmas atormentados que no dejan de volver, de caserones que guardan secretos atroces, o de cuerpos poseídos por fuerzas extrañas nos revelan la esencia de lo traumático y nos aportan, quizá, claves para superar nuestras propias heridas.

Soy lo que me persigue explora los tropos narrativos el cine de terror contemporáneo y los pone en diálogo con la investigación psicológica acerca del trauma. Porque la ficción de horror es, con toda probabilidad, el mejor artefacto cultural del que disponemos para sacar a la luz las sombras del inconsciente.

Reseña

A estas alturas, porque lo he dicho en todas partes y tantas veces como he podido, no es ningún secreto que este libro me parece fascinante en varios niveles.

Sin embargo, me parece buena idea explicar con un poco más de detalle las razones por las que creo que esta lectura es necesaria para los amantes del terror e imprescindible para quienes, además, lo escriben.

Pertenecemos a una especie frágil. Somos criaturas vulnerables a las agresiones provenientes de nuestro entorno natural y -lo que es aún más aterrador- de nuestros congéneres. Nuestro cerebro actual es el resultado de miles de años de evolución en un contexto cargado de hostilidades y de escasez; un órgano que, aunque no siempre nos demos cuenta, acarrea consigo un aprendizaje nuclear, un recordatorio implícito que no deja de resonar por los pasillos subterráneos de la mente: «eres vulnerable».

Esa es una de las realidades de las que parte el ensayo, construido a base de observación y documentación y expuesto con un lenguaje asequible a todo tipo de lectores. Esta característica, la asequibilidad, es su mejor virtud. Porque el libro desgrana una serie de conceptos complejos de acceso no siempre sencillo, pero que quedan estupendamente explicados.

La premisa central que el libro desarrolla es que la ficción de terror, tanto literaria como cinematográfica, se estructura alrededor del trauma. Donde trauma se define de manera amplia para englobar no solo los acontecimientos traumáticos individuales, sino los colectivos, tales como guerras, procesos de colonización, etc.

Para justificar la premisa, toda la primera parte del libro habla de lo que es el trauma, cómo se produce, cómo reacciona ante él el ser humano y qué consecuencias provoca en quienes lo padecen. Pero las explicaciones no son abstractas e intelectuales, sino que llegan cuajadas de ejemplos relevantes. Desde El Extraño caso del Dr. Jeckill y Mr. Hyde hasta una de las versiones modernas del clásico que más resonará con autoras actuales: La mitad oscura, de Stephen King.

Toda esta primera mitad de Soy lo que me persigue se detiene en los elementos del trauma: lo que tiene de disruptivo, cómo afecta al yo (si es que el yo existe), la fragmentación, la repetición como método inútil y dañino de curación, etc.

Como ser humano que ha acudido a terapia durante años, los términos utilizados me sonaban menos que las causas y las consecuencias que los autores mencionan. Quizá por eso el libro me parece tan acertado: al fin y al cabo habla de algo que me es muy familiar y describe de manera muy precisa acciones e inacciones que he protagonizado y visto protagonizar a menudo.

Todo lo anterior, que puede resultar más o menos satisfactorio a nivel personal, se complementa a la perfección con, una vez más, ejemplos sacados del cine y la literatura.

Estos ejemplos se usan para ilustrar cómo los diferentes elementos del trauma se han representado en la ficción de terror: espejos, laberintos, objetos malditos, fantasas, apariciones, casas encantadas. Todo el imaginario terrorífico con el que disfrutamos tanto las consumidoras del género toma una nueva dimensión tras leer este ensayo. Dimensión que no invalida otro tipo de interpretaciones o estudios.

De hecho, estoy pensando en Infestación, de Erica Couto-Ferreira, publicado también por Dilatando Mentes. Un ensayo que estudia el fenómeno de las casas encantadas como eje de una gran parte de la literatura de terror y, aunque ambos enfoques no se parecen, tampoco se excluyen. Muchas de las cuestiones que Couto-Ferreira menciona como parte del origen y evolución de la casa encantada se pueden identificar sin mucho trabajo con diferentes tipos de trauma, tanto individual como colectivo.

Si te gustan las novelas de terror y disfrutas con las películas de miedo, este ensayo te enseñará a verlas de otra manera sin que tengas que renunciar a tu manera de entenderlas. Solo por eso ya merece la pena la lectura. Pero no se vayan todavía, aún hay más.

Soy lo que me persigue para escritoras

La segunda parte de Soy lo que me persigue se dedica a analizar la estructura de las narraciones de terror. Sin terminar de deshacerse de mi mejor amiga, la estructura en tres actos acompañada del monomito, los autores hablan de Atisbos, espesamiento, enfrentamiento y después. Puede que dicho así no te parezca que presentan demasiada novedad, pero no es del todo cierto.

Sobre todo, porque en cada sección se analizan elementos propios del género, como no podría ser de otra manera. El anochecer, la importancia de las mudanzas, que ya se han convertido en lugar común, la inutilidad de las figuras de autoridad, la confrontación específica en este tipo de narraciones y lo que tiene de momento alegórico… En fin, un rosario de menciones, referencias y explicaciones que, como creadora de terror, te facilitan mucho la tarea de saber si has metido la pata en la composición de tu propio relato.

Conclusión

Recomiendo Soy lo que me persigue a cualquiera que disfrute con el terror, especialmente si además tiene alma de descuartizadora y le gusta conocer los mecanismos que hacen funcionar las historias. Las referencias a películas míticas (independientemente del motivo por el que lo son) hacen la lectura muy amena y la inteligibilidad de las explicaciones permite que cualquiera comprenda los conceptos más inasibles de la psicología.

Una auténtica delicia en sí mismo, un manual de uso y disfrute de historias terroríficas y una buena guía de escritura si es lo que buscas. O sea, que estamos ante lo más parecido, en libro de ensayo, a un huevo kinder: una sorpresa, un juguete y un chocolate.

Lanzamiento: noviembre 2021
Editorial: Dilatando Mentes
Páginas: 343
Valoración: Huevo kinder: una sorpresa, un juguete y un chocolate (o mocachino con pepitas y oro en polvo)
Cómprala aquí

//www.instagram.com/embed.js

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s