La pequeña Eve, Catriona Ward

Sinopsis:

«¿Dónde está Evelyn? Ah, ya me acuerdo. Nos quitó los ojos.»

Día de año nuevo, 1921. Siete cuerpos mutilados aparecen en un antiguo círculo de piedras en Altnaharra, una remota isla escocesa. Son «los Niños», miembros de un culto gobernado por una sádica figura a quien llaman «el tío». La única superviviente, Dinah, afirma que los ha asesinado Eve, que se habría ahogado al intentar escapar. Sin embargo, a medida que nos adentramos en la historia de Eve y Dinah hasta la masacre, va surgiendo una verdad más oscura y extraña.

La isla es todo lo que los Niños conocen, el tío no permite ningún contacto con el mundo exterior. Pero el mundo está en guerra y alcanza incluso a la solitaria comunidad de Altnaharra.

Esta es la historia de Eve, la desquiciada, la asesina. Pero antes de ser todo eso, fue una de las múltiples niñas adoptadas por “el tío” para formar parte de su secta pagana. En este libro la autora nos guía a través del tiempo para conectar los dos cabos de una misma persona, y descubrir qué es lo que lleva a una niña a mutilar y matar a su única familia.

He de decir que, después de haber leído La casa al final de Needless Street, mis expectativas con este libro eran estratosféricas; necesitaba volver a meterme en la cabeza de Catriona Ward y sentir el mismo horror, la misma sorpresa… y vaya si lo he conseguido.

La pequeña Eve es un libro tremendamente atmosférico escrito de una forma espectacular. La autora consigue sumergirnos completamente en el frío, la soledad, la humedad y el hambre de una isla escocesa de principios del s. XX con un estilo casi gótico y unas descripciones cuidadosamente detalladas y absorbentes.

La presentación de los personajes es también finísima, de lo mejorcito que he leído. El primer capítulo ya consigue meterte de lleno en la cabeza de Dinah, la narradora que nos irá trayendo al presente y al pasado mientras nos relata su vida y nos va dejando pistas sobre la historia. Ese primer capítulo es una verdadera joya y lo querréis leer varias veces a lo largo del libro, os lo prometo.

El desarrollo de la trama es un pelín lento. Sí, hay que tener un poco de paciencia hasta que la historia empieza a coger fuerza (en esto me recordó a Gótico, de Silvia Moreno-García), pero cuando la trama empieza a mostrar sus cartas, no puedes parar de leer.

La autora nos destroza al mismo tiempo que destroza a esos personajes que hemos llegado a conocer tan bien, tirando de todas esas pistas que nos ha ido dejando a lo largo del libro para darnos un final enorme, de los que te dan en la patata y al mismo tiempo provocan escalofríos.

En general el libro no es tan efectista y sorprendente como La casa al final de Needless Street, pero creo que consiguió meterme más en la historia y que conectara más con los personajes. Desde luego Catriona Ward es de las escritoras a las que hay que seguirles la pista.


  • Editorial: Runas
  • Fecha publicación: Mayo de 2022
  • Páginas: 262
  • Traducción: Cristina Macía
  • Valoración: Café con whisky

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s