Las cosas han empeorado desde la última vez que hablamos, de Eric LaRocca

Sinopsis:

«¿Qué has hecho hoy para merecer tus ojos?»

Un torbellino de oscuridad se agita en los entresijos de un macabro cortejo entre dos jóvenes solitarias en un chat de internet; una tenebrosidad que amenaza con transformarlas para siempre una vez que finalmente decidan sucumbir a sus deseos más terribles.

Una pareja se aísla en una isla remota, en un intento de recuperarse tras la muerte de su hijo adolescente, cuando un misterioso joven llama a su puerta durante una tormenta…

Un hombre decide visitar a su vecino cuando descubre un extraño objeto en su patio trasero, solo para verse arrastrado a un juego que se torna cada vez más peligroso.

Tres oscuras y perturbadoras historias de terror de una nueva y sorprendente voz, incluyendo la historia de obsesión nominada al Premio Bram Stoker, Las cosas han empeorado desde la última vez que hablamos, que hará las delicias de los fans de los fans de Kathe Koja o Clive Barker.

Reseña:

Hoy os traigo la reseña de un libro que llevaba llamándome desde que vi su título en inglés. ¡Y es que menudo título! Evocador, malrollero… prometía mucho, y la edición de Dilatando mentes nos lo presentaba de una forma espectacular. Pero, ¿realmente las historias le hace justicia?

Esta antología, formada por tres relatos largos de LaRocca, ahonda en uno de los miedos más primarios del ser humano: la soledad. A través estas historias totalmente diferentes entre sí, el autor nos trae su visión de lo más perturbadora de la identidad, la necesidad de encajar, y lo que estás dispuesto a dar de ti mismo para conseguirlo.

El primero, “Todo ha empeorado desde la última vez que hablamos”, consta de una conversación, a veces vía email, a veces vía chat, entre dos mujeres que se conocen por internet. Estas conversaciones, al principio inofensivas, acabarán siendo las principales pruebas en un caso de asesinato.

De los tres, este ha sido mi favorito sin duda. Desde el principio el autor consigue hacerte entrar en su aura brillante y nostálgica en la que, poco a poco, va introduciendo cada vez más detalles turbios que acaban llevándonos a una situación de lo más desasosegante. Al ser un relato corto, y más aún mostrando conversaciones en formato email, los personajes resultan un misterio para el lector, lo que me resultó muy perturbador. Nos da la sensación de ser espectadores de un suceso real, congelado en el tiempo y que, aunque sabemos que no va a acabar bien, tampoco podemos parar. Un relato que se quedará en mi imaginario una buena temporada.

El segundo relato, “El encanto» trata sobre una pareja que acaba trabajando como cuidadores de un hotel en una isla tras haber sufrido una desgracia familiar. Allí, un joven misterioso aparecerá para poner a prueba su fe y sus deseos.

Por desgracia, este no me gustó tanto como el anterior. Al principio prometía mucho, presentándonos una relación familiar interesante, un contexto social bastante original y unas pocas pinceladas de gore. Pero a medida que va avanzando el relato, sentía que las ideas del autor se iban dispersando y que abandonaban esas premisas tan potentes que había construido. El resultado es un relato que se siente a medio cocer y con un final sorprendente pero sin chispa.

En “Verás que es igual en todas partes”, LaRocca retoma el tema de la aceptación que había tratado en el primer texto, para traernos un relato muy breve en el que un hombre encuentra en la puerta de su casa un hueso con unas iniciales marcadas, que le conducirán a un juego en el que su vida penderá de un hilo.

Creo que las ideas de esta historia son muy acertadas pero, de nuevo, se sienten tratadas de forma superficial. Empezando por lo bueno: de los tres, este es el relato en el que nos encontramos a unos personajes mejor perfilados; con un pasado y unas motivaciones. La trama engancha y, aún sin ser tan adictiva como en el primer relato, te mantiene bien atenta a medida que el juego se vuelve más turbio. Sin embargo, siento que se va desinflando a medida que va mostrando sus cartas, y al llegar el final (que podría haber sido un auténtico bombazo), me quedé algo decepcionada con la simplicidad de la moraleja.

En definitiva: Una antología algo desigual, con un relato brillante y otros dos que me decepcionaron un poco. Sin embargo, creo que el autor tiene un estilo muy interesante, y unas ideas con muchísimo potencial, que podrían haber sido auténticas joyas de haberlas reconducido por otro camino. Leeré más cosas suyas seguro, a ver si encuentro ese libro que me termine de conquistar 🙂

Editorial: Dilatando Mentes
Traductor: José Ángel de Dios
Fecha de publicación: octubre de 2022
Páginas: 268
Valoración: Café flojito

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s